Açaí bowl: ¿más supersonoridad que superfruta?

Lo primero que conocí sobre este producto fue una denominación: “açaí bowl”.

Acaí bowl.

AÇAÍ BOWL. Hacía eco en mi cabeza porque me parece que tiene mucha sonoridad.

Açaí bowl El correcaminos

Açaí bowl El correcaminos

Enloquecidaestoy fue la que me habló de esto, ella quería ir a probarlo, así que yo, detrás de ella que me fuí.

Resulta que en Instagram seguía a “Almalibre” un bar bonito y con fotos interesantes. Almalibre es un açaí bar. El açaí es su producto estrella. En la carta tienen más cosas, para tomar un tentempié ligero, algunas bebidas, etc. Todo bastante cuidado y haciendo énfasis en lo ecológico y natural.

Podéis consultar más información sobre el açaí aquí y aquí

En cuanto a las propiedades nutricionales, no se puede negar que las tiene. Hay que destacar su contenido en antioxidantes y su capacidad para combatir los radicales libres. Falta saber cuánto açaí haría falta tomar diariamente para tener beneficios claros sobre la salud, sin sobrepasar una dosis que pudiera ser excesiva.

El fruto en sí, tiene solo un 10% de pulpa, el 90% restante es hueso y semillas no comestibles. Además, la pulpa está envasada y mezclada con agua, aditivos y azúcar (no demasiado, pero a tener en cuenta), así que el producto puro se diluye bastante.

Me gustaría transmitíos que no hay que volverse locos con el açaí ni con ningún superalimento. Todos los alimentos tienen sus virtudes y sus defectos (como las personas, jeje).

No vamos a estar ahora tomando açaí bowl, que tan bien suena, de almuerzo, desayuno y merienda solo porque está empezando a ser popular y “guay”.

Tampoco hay que obviar el hecho de que es un fruto que crece 2 veces al año en Brasil y otros países de América del Sur: un poco lejos, ¿no? Y con 2 cosechas al año, pues como sea la panacea que todo lo cura, no vamos a dar abasto.

Y no os quiero desilusionar, pero las panaceas alimentarias no existen son los padres ;P.

Volviendo a la visita a Almalibre, nosotras pedimos un “Correcaminos” principiante (150ml) con: pulpa de açaí, plátano, virutas de chocolate y paçoca (cacahuete picado con nosequé que estaba para chuparse los dedos!).

Al comerlo, me sorprendió la textura: fresco-congelado, que me vino fenomenal para este calor asqueroso. Y el sabor, una mezcla de uva, ciruela, melón  hasta chocolate! No sé si fué sugestión por su color oscuro o qué, pero a mí me lo pareció.

Volveré para probar otros sabores y un tamaño más grande  :).

¿Quién se viene conmigo?  ;P

De fondo, Verano valenciano

De fondo, Verano valenciano

 

Curiosidades: el açaí es el fruto de una palmera de la cual también se sacan los palmitos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *